Malditos Bastardos: La rueda de prensa (II)

La rueda de prensa de “Malditos Bastardos” fue una de las más breves de todo el festival. Duró 25 minutos y a pesar de que la sala estaba completamente llena no abundaron las preguntas. La mayoría de ellas no tenían nada que ver con el filme y parecían más destinadas a divertir a sus lectores o televidentes que a informar sobre la película de Tarantino. Así, por ejemplo, un reportero de un “QCQ” latino preguntó a Tarantino sobre su afición de fotografiar a sus actores con consoladores. Beatriz Collado, reportera de “Sé lo que hicisteis”, iba disfrazada como un personaje de “Kill Bill” y tardó más tiempo en intentar que Brad pitt se acordara de ella y en hablar sobre sí misma que en preguntar algo coherente a Tarantino.

Por suerte muchos periodistas preguntaron sobre la película y permitieron que sus responsables dieran su particular visión sobre la misma:

¿Cuál ha sido lo más complicado y lo más fácil de hacer en esta película desde el punto de vista del productor, director y actor?

QUENTIN TARANTINO: Supongo que para mí fue hacer la escena del incendio, al final. Es una de esas cosas que… Sabes que vas a hacer esa gran escena hacia el final del rodaje y acabas teniendo una reunión sobre ella cada tres o cuatro días. “¿Cómo vamos a hacer esto? ¿Cómo vamos a hacer esto?” E intentas descubrir como lo vas a hacer.

BRAD PITT: Para mí es muy sencillo. Nunca he tenido esta experiencia. Por supuesto había oído hablar de ésta mítica pieza sobre la Segunda Guerra Mundial en la que Quentin llevaba trabajando casi una década. El guión aterrizó en mi mesa y era perfecto. Tan perfecto que si cambiabas una palabra lo arruinabas. Seis semanas después estábamos rodando. Nunca he tenido esta experiencia y ahora quiero que todas las películas se rueden así.

LAWRENCE BENDER: Sólo añadir que la secuencia del fuego era la parte mítica, como de algún modo la llamaba Quentin, y él no quería hacer nada en CGI (Imagen Generada por Ordenador), quería hacerlo todo en directo así que tuvimos que idear la mejor manera de incendiar un cine teniendo a cien actores dentro y fuego de ametralladora y…

Q. T: Bueno, no teníamos fuego de ametralladora real.

L. B: Les teníamos disparando armas de fogueo… Teníamos a Eli Roth y Omar allá arriba disparando… La gente estaba realmente allí y hubo un montón de cuestiones sobre cómo hacerlo.

Para Quentin. Ha estado presentando “Malditos Bastardos” por todo el mundo. ¿Es muy diferente la reacción del público de un país a otro?

Q. T: Sí… No es una reacción de día y noche pero siempre hay pequeñas diferencias dependiendo del país en el que estás viendo la película. Normalmente estoy con el público y la veo con ellos, porque es mi gran oportunidad para hacer eso. En algunos lugares hay más risas en esa escena y en otros hay menos. Algunos lugares parecen más serios y  otros  más cómicos. En algunos la violencia es más horrenda y en otros son más de acción. Siempre es bastante interesante ver las diferencias que hay en los distintos públicos.

Para Brad. ¿Fue muy difícil interpretar a Aldo Raines y tener ese acento de Tennesse?

Como has oido hay una música en el acento… Tengo a mis hijos haciéndolo y son bastante buenos. Es muy divertido ver a un asiático haciéndolo, es bueno. Pero estaba todo escrito, el papel estaba muy claro en el guión y cuando llegas a una producción Tarantino rápidamente te das cuenta de que él ha hecho todo el estudio del personaje por tí así que es muy fácil para el actor. Funciona todo a las mil maravillas y… ¿Alguno de vosotros puede decir “breakwall”?

Q. T: ¿Has leido la crítica del Knoxville New Sentinel?

B. P: No, no la he leido.

Q. T: Es el periódico de mi ciudad, de Knoxville. No sólo te daban una buena crítica sino que lo último que ponía era  “por cierto, su acento es bastante bueno”. Es la forma de decir en el pueblo que tienes un buen acento.

B. P: Genial, genial…

Para Tarantino. Para tu película siempre has buscado músicas de otras películas para la banda sonora. ¿Cómo has hecho la selección de la música para ésta película y cómo has concebido la secuencia que abre el capítulo cinco, con la canción de David Bowie?

Q. T: Es una especie de proceso, es decir, es un proceso que puede durar toda la creación de la película. De hecho la primera parte empieza incluso antes de escribir el guión, cuando pienso que voy a escribir el guión. Profundizo en canciones que pueden ayudarme a introducirme más, a inspirarme más. Mientras escribo siempre estoy buscando música, así como en la preproducción, en la producción y en la post, así que es una cosa constante que se acumula conforme se rueda la película. Respecto a la canción de “Cat people” ( Putting out fire, de David Bowie), lo decidí tres semanas antes de rodar esa escena. Decidí incluirla porque sonaba en el escenario mientras la hacíamos. No porque hubiera nada sincronizado con lo que estaba ocurriendo sino porque sabía que Melanie respondería mejor si sonaba en el estudio mientras la hacíamos.

Para Tarantino. ¿Es muy complicado rodar en una torre de Babel donde se mezclan tantos idiomas en pantalla? ¿Cómo lo ha visto el público norteamericano?

Q. T: Parece que les gustó, está funcionando bastante bien.

B. P: Creo que están preparados para ello. Y lo agradezco porque el mundo en el que vivimos es un mundo de muchos idiomas y es hora de conocernos todos un poco mejor. Espero que más películas se hagan así en vez de seguir la vieja norma de rodar sólo para tu propio país. Puedo comparar el guión de Tarantino con el guión de los Coen (Quemar después de leer) en el hecho de que son tan precisos y perfectos que si cambias algo, si te alejas del camino lo arruinas todo.

Para Tarantino. ¿Esta podría ser tu gran obra maestra o hay muchas más atrás?

Q. T: Bueno, ¡eso espero!

PERIODISTA: ¿Ya? ¿Algo más? ¿Ya?

Q. T: Dímelo tú dentro de diez años.

Para Brad. Haces el papel de un soldado sureño, sádico… ¿Entre rodaje y rodaje a uno le cambia la personalidad? ¿Tú sigues siendo el mismo?

No soy muy del método de llevarme las cosas a casa. Soy bastante bueno viviendo detrás. Normalmente cuando todo acaba me alegra seguir adelante. En cuanto a Aldo, aún estoy sacándolo. Breakwall.

Q.T: Breakwall.

Me gustaría preguntarle al señor Tarantino por su querencia fascinante por las mujeres fuertes, por lo menos en las películas.

Q. T: Sí, me gustan. Bueno, no sé qué decir sobre eso… ¿Por qué te gustan los hombres fuertes en las películas? No sé, son personajes. Me gustan los personajes fuertes. No quiero engañarte, es que no sé qué decir aparte de eso.

Para Brad Pitt. ¿Cómo es Tarantino? ¿Es tan desbordante como director, como la personalidad que transmite? ¿Cómo trabajaron juntos?

B. P: Sí, sí, fue genial… Divertidísimo. Como ya he dicho, todo estaba preparado. El Quentin Tarantino que veis aquí es el Quentin Tarantino del plató. Es energía, es muy, muy… muy difícil dormir en el plató.

Q. T: Penes aparte…

B. P: Disfruté mucho y me enseñó cosas porque como ya he dicho, su plató es su iglesia y él es Dios. Y aprendes algo de Dios.

Para Brad. ¿Fue un alivio matar nazis aunque fuera en una película?

B. P: No, no lo contemplé de esa manera… Todos los personajes… Lo que me gustó es que normalmente hay personajes principales y personajes secundarios que simplemente ayudan al personaje principal. En la película de Quentin todo el mundo tiene algo que hacer, incluso si van a estar en el rodaje sólo un par de días. Todo el mundo tiene algo que hacer y hay unas interpretaciones tan buenas… Fue trabajar con actores que nunca había conocido y tener una camaradería con actores de tanta calidad que fue como…. como una especie de hermandad. Para nosotros no era como un tipo de venganza. Fue interesante ver cómo el reparto alemán asumió la película porque de algún modo significaba algo para ellos y digo seriamente que cargar eso en tu cultura y no ser lo suficientemente mayor como para haber tenido algo con ello debió ser algo muy difícil y emocionante para ellos. 

Q. T: Ahora, Eli Roth, por otra parte, lo pasó en grande.

Para Quentin. El personaje de Aldo tiene ascendencia de nativo americano igual que, creo, tu madre. ¿Es eso un tinte autobiográfico?

Q. T: Ojalá fuera tan “cool” como Aldo. No puedo decir que sea una autobiografía pero sí, soy de Tennessee y tengo un poco de indio en mi sangre.

Ésta fue la última pregunta de la rueda de prensa, tras la que los “periodistas” acreditados de la primera fila, en su mayoría miembros o conocidos de los organizadores del Festival, se abalanzaron sobre los cordones de terciopelo que separaban a los periodistas del estrado de las estrellas para pedirles un autógrafo. Quentin Tarantino desapareció por la puerta de la sala por la que había entrado pero Pitt estampó su firma en un par de posters y fotografías antes de desaparecer por la misma puerta.

Fotografía: Victor Baldoví

Email this to someoneShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Check Also

Aevum1_Victor_Baldovi

Aevum 1: Terroristas nazis y viajes a través del tiempo

Llega Aevum, terroristas nazis, viajeros del tiempo y catalanes en la Luna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *