Revelada la verdad tras la foto del Hitler anciano

Desde la aparición de Internet y especialmente tras la apertura de los archivos del FBI se han popularizado imágenes de ancianos con un gran parecido con el líder nazi que, según los defensores de la teoría de la huida de Hitler, demuestran que en 1945 el Führer alemán logró salir de Berlín y sobrevivir varios años en América del Sur viviendo con una relativa tranquilidad tras el final de la Segunda Guerra Mundial. Pero, ¿pueden estas imágenes demostrar que la Historia no es como nos la han contado o se trata de montajes fotográficos  o incluso de imágenes reales  de personas con un gran parecido con Adolf Hitler?

El anciano del pañuelo

Una de las fotografías más utilizadas para demostrar el relato de la huida de Hitler es la que muestra a un anciano con cara de no haber roto un plato y con un pañuelo en la cabeza como si tratara de esconderse de alguien.

El protagonista de la imagen guarda un gran parecido con el líder nazi pero, ¿por qué? ¿Dónde y cuándo fue tomada esta fotografía? ¿Qué se pretendía con ella? ¿Puede ser la prueba definitiva de que Hitler sobrevivió a la guerra?

La verdad es que esta fotografía fue tomada en 1943 por Kurt Hutton en la residencia Bishopswood Home de Highgate, al norte de Londres, para documentar cómo estaban viviendo la guerra las personas mayores. La residencia estaba dirigida como un hotel y los residentes podían entrar y salir a su voluntad. Esta fotografía y otras tomadas en la misma residencia a diversos ancianos leyendo, paseando o cantando ilustraron el reportaje «Aged people and the war» que apareció en el número 1446 (nº9, vol. 19) del magazine británico Picture Post el 29 de mayo de 1943.

El residente fue descrito como un anciano descansando en un sillón, con su pañuelo cubriéndole la cara. Lo más probable es que el anciano estuviera tratando de dormir en el sillón y que utilizara el pañuelo para taparse la luz del sol y conciliar el sueño. 

Su imagen era tan llamativa que el propio Hutton volvió a utilizarla para que formara parte de su libro fotográfico Speaking Likeness (Focal Press, 1947). En esta ocasión le incorporó el pie de foto «Forty winks» (la siestecita) y dio detalles sobre cómo había sido tomada: con una cámara Leica a la luz del día y lámpara photoflood desde arriba, una lente Elmar f.4 a 9cm y exposición 1/8.

La imagen del anciano tratando de dormir, o como algunos la llaman «la foto del Hitler enfermo con un pañuelo», apareció de nuevo en el libro Creative Camera Internatonal Year Book, 1976. En la actualidad sus derechos están gestionados por Getty Images, donde es posible ver en todo su esplendor al residente de Bishopswood y al resto de sus compañeros.

Embed from Getty Images

La imagen del «Hitler anciano con un pañuelo» ha dado pie a fabulosas leyendas urbanas como la de un periodista infiltrado en una colonia nazi argentina que captura la imagen de Hitler, la de una fotografía secreta tomada en Berlín al final de la guerra  o la de un antiguo doble de Hitler fotografiado en una residencia de ancianos alemana. La verdad tras la fotografía no resulta tan fantástica como las leyendas pero forma parte de la historia gráfica de la Segunda Guerra Mundial.