Las armas de Star Wars (I)

Para los caballeros Jedi no existe arma más perfecta que los sables de luz.  Según Obi-Wan Kenobi en “Star Wars” “no es tan abyecta como las armas de fuego” pero sin embargo hay cierto atractivo en las pesadas, grasientas e incómodas armas de mano que en pantalla llevaron rebeldes, contrabandistas, fuerzas imperiales, colonos o buscavidas: muchas de ellas fueron armas auténticas de la Segunda Guerra Mundial modificadas para el rodaje.

El Imperio Galáctico utilizó todo un arsenal que durante la Europa de la década de los años 30 y 40 estaba apilado de forma masiva en un emplazamiento muy peligroso: la Alemania nazi. Al contrario que sus hermanas, sus cañones no disparaban con una cadencia de tiro de millones de watios pero provocaban tantas bajas que muchas siguieron utilizándose hasta en la guerra de Vietnam.

Blaster pesado BlasTech DLT-19

El arma pesada de los Stormtroopers y Sandtroopers imperiales en “La guerra de las Galaxias” fue creada a partir de una ametralladora alemana MG-34, con el cañón modificado  y  llevada al revés por algunos soldados. En el filme es vista siendo llevada por uno de los Sandtroopers con los que se encuentran los héroes al llegar al puerto espacial de Mos Eisley; almacenadas en una de las salas de control de la Estrella de la Muerte como si fueran barras de pan en una panadería; cargada por un Stormtrooper que registra el Halcón Milenario pero sobretodo en manos de nuestros héroes cuando han de rescatar a la Princesa Leia de la Estrella de la Muerte. Chewbacca no la suelta en toda la misión y sólo cuando regresa a su nave se deshace de ella.

La ametralladora de propósito general Maschinegewehr 34, con una cadencia de tiro de entre 800 y 900 disparos por minuto, fue considerada la más moderna del mundo tras su aparición en 1936. Entró en acción por primera vez durante la Guerra Civil Española ayudando al bando “Nacional” y podía ser utilizada como arma ligera ofensiva, con un bípode y un cargador de tambor de 50 o 75 balas, o como ametralladora pesada defensiva, con un bípode o trípode y cintas de munición de 50 balas que se podían unir entre sí para fuego continuado. Durante la Segunda Guerra Mundial también fue la ametralladora reglamentaria de la Kriegsmarine, la Marina de Guerra. Se intentó sustituirla por la nueva ametralladora MG-42 pero debido a la falta de unidades disponibles y a su extensivo uso la MG-34 continuó utilizándose hasta el final de la guerra.

Machine_gun_squad_MG34

mg34

Blaster pesado RT-97C

Conocido como “MG-15” hasta la aparición en el año 2008 del libro “Star Wars Blueprints: The Ultimate Collection“, el arma que en Mos Eisley llevan algunos Sandtroopers en “Star Wars IV” también se trataba de un arma alemana: una MG-15.

Desarrollada entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial, la MG-15 fue diseñada para ser utilizada exclusivamente como arma defensiva aérea a bordo de aeroplanos y bombarderos. Sus cargadores de tambor dobles podían almacenar 75 proyectiles en total y su alta cadencia de tiro (más de 1000 proyectiles por minuto) hacían que el cargador pudiera vaciarse en menos de cuatro segundos. A finales de 1940 las MG-15 empezaron a ser sustituidas por otras ametralladoras más modernas pero no fueron destruidas; miles de ellas fueron adaptadas para que las unidades de infantería las llevaran en el campo de batalla. El ejército japonés utilizó una copia de la MG-15 para sus Fuerzas Aéreas y para la Marina Imperial que denominó “Tipo 98″ y Tipo 1”, respectivamente.

G11

gg

mg15

G12

Los fans de Indiana Jones recordarán la escena en la que Marion Ravenwood se encuentra atrapada en el interior del Ala Volante nazi en “Indiana Jones y el Arca Perdida”. Pues las ametralladoras con las que la bellísima Marion neutraliza a parte del destacamento alemán son dos MG-15 modificadas. El primer nexo que une a los universos de Star Wars e Indiana Jones que aparece en el filme. Otro nexo es menos sutil y decora una de las paredes de la cámara secreta donde se encuentra el Arca de la Alianza.

Blaster ligero de repetición BlasTech T-21

El arma cargada por un Sandtrooper en “Star Wars IV” era en realidad una ametralladora Lewis con su cargador de tambor superior eliminado y pequeñas modificaciones en el cañón. El imperio no le hizo ascos a un arma “aliada” aunque de poco le sirvió: el grupo rebelde contra el que disparaba logró huir a bordo de un “pedazo de chatarra” a toda velocidad. El arma y su dueño acabaron literalmente por los suelos.

Diseñada por el Coronel norteamericano Isaac Newton Lewis en 1911 y completada en 1913 la ametralladora Lewis fue ámpliamente utilizada por británicos, franceses y belgas durante la Primera Guerra Mundial. Apodada por los alemanes “serpiente de cascabel belga” la ametralladora tenía una cadencia de tiro de 550 balas por minuto usando cartuchos de 47 y 96 balas. Fue utilizada como arma ligera en el campo de batalla, montada a bordo de aeroplanos británicos y franceses, en tanques Mark I y hasta como arma antiaérea.

En 1935 el ejército británico modernizó su arsenal y la infantería adoptó la nueva ametralladora Bren. Pero tras estallar la Segunda Guerra Mundial el ejército continuó utilizando las fiables Lewis en lanchas de rescate de la RAF, lanchas torpederas (montadas de cuatro en cuatro), submarinos (montadas en un sistema doble), vehículos terrestres y como armas auxiliares de popa en los biplanos torpederos Fairey Swordfish. Durante la guerra las Lewis iban sustituyéndose por ametralladoras más modernas aunque su versatilidad la mantuvo siempre en primera línea de fuego. Aeródromos británicos y unidades antiaéreas de la British Home Guard, la última línea de defensa de Gran Bretaña ante una  hipotética invasión nazi, estaban armadas con ametralladoras Lewis.

La Marina norteamericana también se enamoró de su ligereza y maniobrabilidad y la utilizó en cientos barcos mercantes, barcos auxiliares, submarinos y lanchas de desembarco y hasta Guardia Costera de los Estados Unidos la incorporó a sus efectivos. Los alemanes utilizaron en combate ametralladoras Lewis capturadas (MG-137e) y los japoneses copiaron y utilizaron una Lewis a la que denominaron “Tipo 92“.

Cuando acabó la guerra las ametralladoras Lewis fueron jubiladas en Gran Bretaña con el honor de haber servido en dos guerras mundiales por tierra, mar y aire. Sin embargo cientos de ellas aún servirían años más tarde en la Guerra de Corea, en la Primera Guerra Indochina y hasta en Vietnam.

G08
Chevrolet del Long Range Desert Group armado con una ametralladora Lewis,1942.
RAFMotor
Motor Torpedo Boat británico de patrullaje con cuatro Lewis a bordo,1940.
juntas
Dos armas “imperiales” en un planeador DFS-230: una MG-15 (arriba) y una MG-34 (lateral).

Nuestar lista de armamento imperial no podría estar completa sin el arma reglamentaria de las tropas imperiales, el famoso rifle blaster E-11. Sin embargo el rifle fue creado a partir de una ametralladora Sterling L2A3 que entró en funcionamiento a principio de la década de los años 50, un diseño llevado a cabo en una época de relativa paz en la que el eco de las explosiones y los disparos de la última guerra mundial empezaba a enmudecer bajo el peso de la Historia.

En un próximo artículo conoceremos más sobre las armas reales de la Segunda Guerra Mundial que llevaban consigo soldados rebeldes, los buscavidas que poblaban Tatooine, aventureros como Han Solo o los cazarrecompensas más peligrosos de la galaxia.

Fotografías:

-Victor Baldoví (portada)
MG34: Wikipedia / BreTho, Wikipedia /Bundesarchiv, Bild 101I-569-1584-35 / Seeger, Erwin , Histomil.com
MG15: Lexicon der Wehrmacht, LuftArchiv, War relicsTodocolección
Lewis Gun: Canadian War Museum, Wikipedia / IWMWikipedia / IWM
RcGroups / wwii-photos-maps, Internet Movie Firearms Database

Email this to someoneShare on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on Reddit0

Check Also

Guinness_Hollywood

Las estrellas de Star Wars en la ww2

Para un verdadero actor hay una cosa peor que encasillarse en un determinado papel y …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *