Uwe Boll presenta Auschwitz en Berlín

Coincidiendo con la 61 edición de la Berlinale, el director alemán Uwe Boll presentó el pasado Domingo en el cine Babylon de Berlín su nuevo filme sobre la Segunda Guerra Mundial: “Auschwitz”, una mirada al día a día del campo de concentración más terrible del sistema penitenciario nazi.

La velada empezó muy relajadamente en el hall del cine Babylon, en una esquina del barrio judío de Berlín, con un Uwe Boll hablando de todo con los periodistas que iban llegando para cubrir su preestreno. A éstos les confesó que entendía que ciertas personas le criticaran ya que él tiene un estilo muy directo y real de tratar ciertos temas, algo que no gusta a todo el mundo. Preguntado sobre su nueva película el director dijo que no la consideraba como su película más importante. De hecho no veía “Auschwitz” como una película ya que no había intentado contar ninguna historia sino documentar algo. “Creo que será bastante agradable de ver. No es una historia de horror”.

Una vez hubo entrado todo el público en la sala de proyección, Uwe Boll, sentado frente a la pantalla y micrófono en mano, dió más detalles sobre su polémico trabajo, no aceptado por la Berlinale para su actual 61 edición.

“Auschwitz está basada en el hecho de que el 50% de la gente viva no sabe nada del Holocausto. Veréis en la película que entrevisté a escolares alemanes en colegios e institutos de Alemania. Por supuesto éstas escuelas tuvieron dos semanas de tiempo para preparar a los niños así que sabían que iba a venir. Los resultados y lo que realmente saben lo veréis en pantalla.”

El director pidió la colaboración de diez escuelas alemanas pero tan sólo dos aceptaron que sus alumnos fueran entrevistados. “Creo que lo que pensaban era ‘Doh, nuestros chicos realmente no están informados sobre ello. No queremos quedar mal como escuela’. En las escuelas alemanas hay cero conocimiento sobre las causas del Holocausto.” En cambio según Boll los chicos alemanes sí están al corriente de los conflictos mundiales actuales. “No deberíamos olvidar lo que ya ha ocurrido.”

“Sé que no tenía presupuesto, que no iba a ser capaz de contar una historia como ‘La lista de Schindler’ y que ya se habían contado todas las historias [sobre el Holocausto] pero sentía que debía hacer algo más en mi estilo. Hago películas muy directas. No trato de encontrar una metáfora para algo sino que le muestro cosas al público”.

“Auschwitz” es la historia de un día cualquiera en el campo de concentración alemán construido al Sur de Polonia, “cuando sólo cincuenta personas iban a las cámaras de gas y no miles. Sabemos que en Auschwitz el 50% eran inmediatamente seleccionados y asesinados así que  no sobrevivían al primer día que entraban. Pensé que estaría bien  mostrar simplemente sin héroes, sin una historia, un día normal desde que el tren entra en Auschwitz hasta los hornos.” El filme, según Boll, “es como un estudio, una impresión. No es una película de verdad.”

Su principal fuente de información para recrear las condiciones del campo no fueron historiadores ni asesores históricos sino documentales de la BBC sobre el campo de concentración de Auschwitz y testimonios de antiguos miembros de las SS. Fuentes indirectas.

La filmación tuvo lugar inmediatamente después del rodaje de “Bloodrayne 3: The Third Reich”, un filme que tiene lugar durante la Segunda Guerra Mundial. Así pues los escenarios y el mismo vestuario de “Bloodrayne” fue utilizado para rodar “Auschwitz”, abaratando enormemente los costes de producción. Aún así la cámara de gas y los hornos que aparecen en la película se tuvieron que construir especialmente para “Auschwitz”.

El actor Nik Goldman, quien en “Auschwitz” interpreta a un sonderkommando en plena tarea de incineración de cadáveres, desveló que éste pequeño papel ha sido uno de los más difíciles de su carrera ya que parte de su familia fue asesinada durante el Holocausto.

Para Boll una de las escenas más complicadas de rodar fue el momento en el que las víctimas de los nazis debían desvestirse antes de entrar en la cámara de gas. “No es facil hacer que la gente se desnude”. Los actores contratados para hacer de soldados SS frente a las víctimas y que debían asegurarse de que todo el mundo se desnudara no tenían suficiente poder de convicción. “La gente entraba en la cámara de gas con chancletas o con la ropa interior puesta y no funcionaba. Los extras no eran los suficientemente fuertes para decir ‘Mira, pantalones fuera, zapatos fuera, pijama fuera’ y por ese motivo me puse un uniforme e interpreté al tipo [al soldado SS] porque estábamos rodando y rodando y pensé que ésto no pasaría si lo hacía yo mismo.”

Debido a la gran cantidad de gente que ignora lo que ocurrió durante el Holocausto o que lo niega “tiene mucho sentido simplemente mostrar de una forma sencilla cómo era porque ya hay material documental sobre cuando los aliados vinieron y liberaron a todo el mundo, con los supervivientes y los muertos apilados, o todas las películas [que se han hecho] sobre ello donde tienes ciertas historias especiales pero nunca ves escenas de lo que estaba ocurriendo.”

Sobre su polémica con la Berlinale, Boll reveló que le había enseñado el filme a Michel Friedman, abogado y presentador judío cuyos padres y abuela fueron salvados por Oskar Schindler. “Vio la película y le gustó”. Pero poco tiempo después rechazó promover y apoyar el filme.

“Auschwitz” aún no tiene fecha definitiva de estreno ya que su director aún se encuentra en pleno proceso de negociación con distribuidoras de todo el mundo para pactar los términos y condiciones de su estreno. La negociación alemana  está siendo complicada ya que sólo para el preestreno cadenas cinematográficas como “Cinestar” rehusaron proyectar el filme en alguna de sus salas, aún sin haberla visto antes. A pesar de ello el filme ya está vendido en Estados Unidos, Holanda, Gran Bretaña, Alemania y Rusia.

“Espero que más personas o más países sean capaces de proyectarla”.

Pero el verdadero deseo de Boll es que las escuelas de todo el mundo compren su DVD “por 10 pavos” y lo muestren a sus alumnos para que se recuerde el Holocausto. “Creo que es espantoso pero necesario que se muestre en las escuelas para decir ‘Ok, básicamente así es como era realmente un gaseamiento”

Tras la rueda de prensa las luces de la sala se apagaron y el horror se materializó frente a todos de la mano de Uwe Boll y su versión de “Auschwitz”.

Fotografía: Victor Baldoví

Check Also

Mientras dure la guerra

Alejandro Amenábar se embarca en una nueva aventura cinematográfica que lo llevará a la Guerra Civil Española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *