Valkiria (2008)

***** 5/5
La Segunda Guerra Mundial regresa a las pantallas cinematográficas con “Valkiria”, película dirigida por Bryan Singer, escrito por su amigo Christopher McQuarrie y producido por uno de los pocos estudios que hoy en día aún apuesta por una buena historia y por no estar obsesionado con vender entradas a todo tipo de público: United Artists.
Desde sus inicios Valkiria se ha caracterizado por querer ser algo más que una película bélica y comenzó a cobrar forma estudiando minuciosamente documentales y fotografías de la época. Los productores acudieron a coleccionistas públicos y privados en busca de reliquias auténticas de la Segunda Guerra Mundial en vez de fabricar ellos mismos los elementos decorativos por lo que la gran mayoría de lo que se ve en pantalla es auténtico. Los trajes y vestidos utilizados en la película fueron calcados de ropa real vista en fotografías; la Guarida del Lobo fue reconstruida a escala real en el bosque Klein Köris de Brandenburgo y el Berghof, el refugio alpino de Adolf Hitler que fue destruido tras la Guerra, vuelve a la vida gracias a la magia digital del cine y al minucioso visionado de las películas caseras en color de Eva Braun. Afamados historiadores asesoraron al equipo de Valkiria, antes y durante la filmación, algo que se nota cuando vemos detalles poco conocidos por el gran público como el que Hitler usaba gafas, que odiaba que fumaran a su alrededor o que usaba una voz atonal cuando hablaba en privado con sus colaboradores. Los creadores de Valkiria tuvieron la gran suerte de conseguir un permiso para rodar en auténticos escenarios berlineses que fueron utilizados por el Gobierno alemán durante la Guerra por lo que el realismo de sus imágenes va más allá de meros decorados, vehículos, ropas y armas. Casi todo lo que se ve en pantalla es real (incluidos los aviones que se ven en el filme) y es que Valkiria es, más que un filme bélico, un documental sobre la Alemania del Tercer Reich.
Bryan Singer siempre se ha caracterizado por ejercer una dirección muy visual. Le gusta contar la historia con la cámara y lo hace con un ritmo constante y animado. En Valkiria Bryan no hace una excepción y apoyado por su director de fotografía maneja la cámara haciendo que cada plano sea un auténtico regalo para la vista, sobretodo para los estudiosos de la Segunda Guerra Mundial. Si en anteriores trabajos como X-Men2 o Supermán Returns Bryan parecía un poco ausente, con Valkiria nos sirve un producto fílmico de grandísima calidad, desde el inicio de los créditos hasta el final. Consciente de que muchos ya conocían la historia de la Operación Valkiria Bryan ha conseguido lo imposible: crear tensión y emoción durante todo el metraje e incluso cuando relata su final, tristemente conocido por cualquier adulto. Valkiria está repleta de grandes planos y escenas, siendo una de las mejores la que fabula con el futuro de Alemania si el atentado contra Hitler fuera exitoso.
La interpretación del principal protagonista, sin embargo, no está a la altura del gran producto histórico que es Valkiria. Tom Cruise se defiende como el Coronel Stauffenberg pero no logra transmitir todo el realismo que sus compañeros sí aportan a la producción. Los fans de Tom Cruise no saldrán defraudados de la proyección: Cruise es el héroe absoluto de la función ,incluso siendo una pieza más del gran puzzle de la resistencia alemana pero sin la grandilocuencia de Mision Imposible y sin el carisma de Top Gun o Jerry Maguire. Valkiria no es un vehículo para su lucimiento pero tampoco logra encajar en el estilo de película coral que realmente es. Afortunadamente su mala interpretación es salvada por la dirección de Singer pero aún así se echa de menos a un actor más sentimental, cálido y que sepa mostrar mejor las emociones humanas.
La interpretación de la bella Carice Van Houten es totalmente despilfarrada y en Valkiria es meramente una partenaire de Tom Cruise. Sin embargo su gran interpretación eclipsa a la de la estrella norteamericana en sus pocos planos juntos y se echan de menos más escenas suyas. Kenneth Branagh, Tom Wilkinson, Bill Nighy, Terence Stamp y los excepcionales Christian Berkel y Thomas Kretschmann completan el reparto quienes ante la carencia emotiva de Cruise llevan el peso dramático de la función.
Las únicas manchas de Valkiria son la música, muy poco expresiva y tan intrascendente como una canción de ascensor, y el poco parecido de los actores que interpretan a los miembros del Gobierno de Hitler (el mismo Hitler, Himmler, Goering, Goebbels y Speer) con los personajes reales. En un cine en el que Eddie Murphy se metamorfosea en cualquier persona ya va siendo hora de que se retrate de una manera hiperrealista a los grandes villanos de la Historia, tal y como sucedió en “El Hundimiento”. La película predecesora alemana de “Valkiria”, “Stauffenberg” (2004) lo intentó al insertar digitalmente los ojos del verdadero Hitler en los de Udo Schenk, el actor que lo interpretaba, un truco que eriza el bello del espectador al ver los verdaderos ojos del Führer alemán.
Valkiria rivaliza en realismo e intensidad con grandes películas bélicas de nuestro tiempo como “Salvar al soldado Ryan” o “La zona gris” y gustará a los que conocen la Historia, a los que deseen conocerla por primera vez y a los que deseen vivir un cine de acción y drama durante la Segunda Guerra Mundial. No hay que despreciar el poderoso mensaje que ofrece “Valkiria”: se puede tener miedo pero hay que reaccionar y actuar contra la injusticia. La unión hace la fuerza.

Check Also

El lamento de Imber Village

Amber Village, en Salisbury Plain (UK), guarda un oscuro secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *