Filos nazis

Os transcribo un interesante y valiente artículo de Xavier Antich aparecido ayer Miércoles en La Vanguardia. Al final del artículo traduzco las frases en catalán.

La cosa, más o menos, ha sido así. Abel Cutillas publicó hace un año un libro de aforismos, Viure mata, en el que, entre otras cosas, esribió uno que muchos leímos con estupor: «L’Holocaust fou, en certa manera, un homenatge als jueus: se´ls va reconèixer com a poble escollit» (1) El propio Cutillas, más tarde, reconocería la posibilidad de que «podemos intentar traspasar las líneas rojas que toda cultura tiene y considera intraspasables», incluyéndose a sí mismo entre «todas aquellas criaturas perversas que se han atrevido a mostrarse indiferentes, a minimizar o, incluso, a hacer bromas de mal gusto sobre el sacratísimo mal radical». La cosa, a su juicio, debía tener gracia: ¿por qué detenerse ante el dolor de millones de personas eliminadas por ser judías? ¿No es la literatura el ejercicio supremo de la creatividad libre? ¿Por qué no puede la literatura burlarse de todo? ¿Y por qué no puede recuperar el antiguo prejuicio antisemita según el cual si los judíos sufren es porque son lo que pretenden ser, el pueblo elegido? ¿Hay mayor homenaje a los judíos, sugiere Cutillas, que su exterminio? Parecía difícil que tantas barbaridades quedaran sin respuesta.

La historiadora Idith Zertal, que perdió a parte de su familia en los campos nazis, publicó en La Vanguardia (9 de Agosto) un artículo en el que calificaba la frase de Cutillas de «aforismo fascista», analizando con mucho juicio cómo comparte la esencia del antisemitismo clásico: ¿No sois los elegidos? Pues eso tiene un precio. Como dijo Zertal, «no hay nada original en este chiste».
En contra de lo que se hubiera podido prever, las voces que se han alzado no son contra la barbaridad de Cutillas, sino contra Zertal y su traductor, Arnau Pons, a los que se ha llamado de todo, y que han sido acusados de «beatería», de «turistas intelectuales» y de estar «mal informados» por Agustí Colomines (Avui, 2 de Septiembre), que hacía una encendida defensa del libro de Cutillas sin que el aforismo mereciera el menor comentario. ¡Curiosa apología la del director de Unescocat, que hace poco presidía un acto de presentación de la convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales! ¿Será que lo que debe protegerse y promoverse es la burla de las víctimas? Así lo sostenía Cutillas, que hacía su autodefensa en tono victimista ( Avui, 15 de marzo), amparándose cínicamente en Adorno y Arendt, quienes, a su juicio, fueron insultados por decir lo que dijeron. También él, como antes ellos, habría padecido la «espada de fuego» de los «guardianes de los templos» y de «nuestros nuevos sacerdotes». Increíble, ¿verdad?
Sin entrar explícitamente en la polémica, Enric Casases, publicaba en el Quadern de El País la semana pasada un artículo en el que, entre otras perlas, escribía: «Per Bauçà la guerra espanyola fou pitjor que les matances hitlerianes: de jueus en van matar molts, però no foren exterminats: encara hi són, i ben puixants» (2). Casases hacía suyas las palabras de Bauçà: al fin y al cabo, sostenía, «els polonesos, com el jueus, l´han acabada guanyant, la guerra» (3) .Sólo le hacía falta añadir que son unos parásitos: los que dijeron antes que él lo que él ahora dice fueron más claros. ¿Estaremos entrando, tal vez, en una época en la que, además de ser posible publicar aquí lo que en Europa es considerado delito, empieza a generalizarse la impunidad del insulto contra las víctimas del exterminio? Sólo pensarlo da miedo.
XAVIER ANTICH
(1) El Holocausto fue, en cierto modo, un homenaje a los judíos: se les reconoció como el pueblo elegido.
(2) Para Bauçà la guerra española fue peor que las matanzas hitlerianas: mataron muchos judíos pero no fueron exterminados: aún existen y bien pujantes.
(3) Los polacos, como los judíos, han acabado ganando la guerra.

Check Also

Aevum 1: Terroristas nazis y viajes a través del tiempo

Llega Aevum, terroristas nazis, viajeros del tiempo y catalanes en la Luna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *