Filme inédito demuestra los crímenes de un veterano de la WWII

Un rollo de película descubierto en el 2006 en el armario de una iglesia Baptista en Cullompton, Gran Bretaña, puede probar la culpabilidad de un sospechoso de haber participado activamente en el Holocausto y quien hasta el día de su muerte, en 1974, negó toda implicación con las criminales acciones de las SS durante la Segunda Guerra Mundial.

El pequeño filme de 11 minutos muestra a soldados y oficiales nazis en un campo de trabajo, guardando columnas de trabajadores y vigilando el perímetro del campo. Uno de ellos da órdenes al resto e inspecciona el campo con una postura de cómoda superioridad. La grabación también ofrece un breve retrato de la vida de los oficiales cuando no están de servicio, bebiendo té y hablando relajadamente con mujeres en las oficinas del campo.

El filme ha podido ser analizado por el Dr. Harry Bennett, profesor asociado de Historia Moderna en la Universidad de Plymouth y ha desvelado que ha podido identificar al oficial alemán que parecía estar al mando: El SS Walter Gieseke, el encargado de construir la llamada autopista DG IV (Durchgangstrasse IV), una carretera de 1.600 kilómetros que conectaría Polonia y el Sur de Ucrania.

Decenas de miles de ucranianos, presos soviéticos y judíos fueron «reclutados» para trabajar en la construcción de la autopista que, una vez acabada la guerra, hubiera sido vital para el transporte militar y civil hacia los territorios ocupados del Este. Los trabajadores vivían en pequeños campos de trabajo en los que las condiciones de vida no diferían mucho de la de sus hermanos mayores en Polonia o Alemania y el índice de mortalidad, tanto en el campo como en las obras de la carretera, era extremadamente alto.

«Trabajaban hasta el punto de la extenuación, forzados a excavar fosas junto a la carretera y luego acribillados hasta la muerte» explicó el dr. Bennet. «Era un programa de exterminio». Cuadrillas de trabajo de prisioneros que construirían una autopista en el Este ya  fueron propuestas por Heydrich durante la Conferencia de Wannsee (Berlín, 1942), cuadrillas de caerían de forma natural cumpliendo un doble objetivo: trabajar para el Reich y desaparecer de la faz de la Tierra.

Tras el fin de la guerra Walter Gieseke fue acusado por investigadores de crímenes de guerra y prisioneros que habían escapado a la DG IV de haber participado en la construcción de la carretera pero Gieseke siempre negó cualquier implicación en ella. Pero según el dr. Bennet la nueva grabación muestra cómo Gieseke no sólo estaba al tanto de las terribles condiciones de vida en la autopista sino que era alguien poderoso.

Aún se desconoce cómo el filme en blanco y negro acabó en la iglesia baptista del Sur de Gran Bretaña pero sí se sabe que se encontraba entre otras latas de películas que pertenecían a Reg Whitton, un miembro de la congregación.

Fuentes:BBC (1), BBC (2), AxisHistory, Nizkor
Fotografía: AxisHistory

Check Also

El lamento de Imber Village

Amber Village, en Salisbury Plain (UK), guarda un oscuro secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *