El último vuelo de Peter Brill

“Quería volar. Toda mi vida quería volar sin tener mucha fe en Hitler, en los hitlerianos ni nada”. Son palabras de Peter Brill, piloto de la Luftwaffe durante la Segunda Guerra Mundial inmortalizadas por Laureano Clavero en “El diario de Peter Brill”, su nuevo trabajo como documentalista tras el arrollador éxito de “1533 Km hasta casa. Los héroes de Miramar

El veterano piloto, nacido en 1924 en un pequeño pueblo cerca de Frankfurt, soñaba desde pequeño con surcar los cielos y rasgar las nubes con sus alas de metal. Cumplió su sueño a los mandos de un icono de la aviación alemana: el Messerschmitt Bf109. “En éstos tiempos no había muchas posibilidades de volar con instructor . Te sentaban en el avión y te decían ‘éste botón sirve para ésto, ésto para ésto’ y a volar” explicaba Brill en el 2010 en una conferencia en el Aeroclub Barcelona-Sabadell.

Las aventuras de Peter Brill empezaron en 1942 a los 18 años. Obligado a enrolarse en el ejército como tantos otros jóvenes de la época pudo elegir ser destinado a la Luftwaffe. Su pasión y sus ganas de volar le llevaron entre 1944 y 1945 a formar parte de un selecto grupo de jóvenes destinados a realizar la misión más ambiciosa del Tercer Reich: el bombardeo de Nueva York. Los jóvenes pilotos se adiestraron durante cuatro meses en un Heinkel He177 Greif pero el proyecto fue abandonado ya que sus motores se quemaban con el paso de las horas. No en vano la propia Luftwaffe lo llamaba “el ataúd en llamas” o Luftwaffenfeuerzeug, el “encendedor de la Luftwaffe”.

El 1 de Enero de 1945 Brill por fin despegó en su primera misión como piloto oficial de la Luftwaffe para atacar a la flota americana en Francia, una desastrosa misión en la que vio morir a decenas de compañeros. Cincuenta misiones y tres bajas enemigas confirmadas más tarde el Teniente Brill acabó en un campo de prisioneros ruso cerca del Mar Negro. Cumplió tres años de los 25 a los que estaba sentenciado y casi pierde la vida en las espartanas y terribles condiciones que imperaban en el campo de prisioneros soviético. Cuando en 1948 regresó a casa su patria estaba devastada y sin una propaganda estatal que maquillara los horrores de la guerra pero seguía vivo.

El diario de Peter Brill

Setenta años más tarde las vidas de Peter Brill y Laureano Clavero se encontraron para dar forma a un mediometraje que promete ser uno de los documentales más emotivos y sinceros de los últimos años y que mostrará desde el punto de vista de un “loco del aire” qué significaba y cómo era ser un piloto de la Luftwaffe.

Para su realización Clavero huye de la manida técnica de presentar hechos con una narración en off y es el propio piloto quien nos explica sus propias experiencias, un recurso que aporta una gran intimidad a la hora de recrear el pasado. Su pasión por volar se demuestra en cada palabra e incluso “muestra con un pequeño juguete las técnicas de combate y la sensación de los despegues de los vuelos. Como un profesor de Historia” explica Clavero. Gran experto a la hora de contar historias, el director utiliza la luz y las sombras como un personaje más, especialmente a la hora de narrar visualmente qué sentían los hombres pájaro que luchaban contra el enemigo pero también contra sus propios miedos. La música del documental está a cargo del visionario grupo de Calafell Garage Odyssey, compuesto por Ivan Flores y Eric Betlinski.

“El diario de Peter Brill” está en pleno proceso de postproducción pero para ir abriendo boca ya está disponible su trailer en YouTube y su página propia en Facebook. Los que quieran contactar con el galardonado director pueden hacerlo en el siguiente correo:  laureanocla@yahoo.es

Peter Brill nos dejó a principios del 2013. Su testimonio es el recuerdo de una vida llena de aventuras y miserias; una pieza más del puzzle que conforma la Historia oculta de la Segunda Guerra Mundial, la Historia de los hombres corrientes como todos nosotros, la Historia de un soñador y de un hombre que por encima de todo amaba volar.

Check Also

Mientras dure la guerra

Alejandro Amenábar se embarca en una nueva aventura cinematográfica que lo llevará a la Guerra Civil Española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *