La verdad sobre el bigote de Hitler

Cuando el soldado Adolf Hitler se alistó en el 16º Regimiento de Infantería Bávaro para luchar por el glorioso Imperio Alemán, lucía un frondoso bigote negro. Sin embargo cuando en 1919 regresó a Alemania lucía un pequeño bigote que desde entonces se convertiría en todo un símbolo. ¿Por qué ése cambio?

Alexander Moritz Frey, uno de los compañeros de armas del soldado Hitler, dejó por escrito sus impresiones sobre la guerra y sobre su compañero en un ensayo titulado «El soldado desconocido. Recuerdos personales de Hitler». El ensayo de Frey, escritor satírico, pacifista y antifascista convencido, pasó desapercibido ante la mayoría de historiadores hasta que el periodista Stefan Ernsting lo encontró en la ciudad alemana de Marbach. Con él y otros documentos, el periodista escribió en el 2007 el libro «El fantástico rebelde Alexander Moritz Frey», volumen que aporta el curioso dato de por qué Hitler se recortó su mostacho para convertirlo en bigotito:

«En aquella época parecía alto porque estaba muy delgado. Un gran mostacho, que luego tuvo que recortarse por las nuevas máscaras de gas, cubría la fea comisura de sus labios (…)»

Tras rechazar una oferta de Hitler para entrar en el partido nazi, Alexander Moritz Frey cayó en desgracia. En 1933 emigró a Áustria y tras el Anschluss huyó a Suiza donde viviría el resto de sus días hasta su muerte en 1957.

Imagen de portada de Capri23auto en Pixabay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *