El hombre que arrestó a Anne Frank pudo trabajar para el BND

Josef_Silberbauer

Según una nueva y extraordinaria investigación del periodista alemán Peter Ferdinand Koch cientos de ex-miembros de las SS, científicos alemanes y adeptos al prohibido NSDAP fueron reclutados por las potencias aliadas occidentales tras el fin de la Segunda Guerra Mundial para trabajar contra la dominación roja de la Unión Soviética. Sus crímenes pasados desaparecieron de la noche a la mañana y quedaron automáticamente “perdonados”, siempre y cuando mostraran a sus nuevos amos la misma fidelidad y entrega que habían procesado para sus antiguos jefes. Sus grandes habilidades servían a los intereses de los nuevos dueños de Europa y los ojos de la justicia se cerraron ante las sombras y la destrucción que se habían cometido en Europa en pos de un Bien mayor. Según Koch uno de éstos nazis reconvertidos fue el SS Karl Josef Silberbauer, el oficial que detuvo a Anne Frank y a su familia en Amsterdam en 1944.

El reciclaje de un nazi

Mientras Alemania se rendía incondicionalmente a las potencias aliadas Silberbauer se encontraba en la zona soviética de Viena. Fue hecho prisionero y encarcelado durante 14 meses pero fue entregado a las autoridades alemanas de la RFA para ser adiestrado en la BND, la agencia de inteligencia alemana. En 1954 logró entrar en la policía de Viena, dos años antes de la publicación en inglés de “El diario de Anne Frank”.

La implicación de Silberbauer en el arresto de Anne Frank fue descubierta en 1948, durante una investigación para encontrar a la persona que informó a los nazis sobre el escondite de los Frank. Miep Gies, la amiga de los Frank que les había ayudado a esconderse, identificó a los detectives holandeses que fueron con Silberbauer a detenerles pero éstos sólo recordaban el nombre del oficial nazi que había ido con ellos: Karl Josef Silberbauer.

La verdad sale a la luz

El famoso cazador de nazis Simon Wiesenthal logró encontrar a Silberbauer en Octubre de 1963 tras una intensa búsqueda por toda Áustria. Silberbauer fue suspendido de sus funciones como policía y su pasado durante la guerra se empezó a investigar detalladamente. Silberbauer admitió ser el oficial que arrestó a la familia Frank y que recordaba perfectamente ése día. “Anne era como en las fotografías del libro, pero un poco más mayor y más guapa”. Silberbauer se reunió con el mismo Otto Frank, el padre de Anne, y le dijo que tenía “una hija preciosa”.

Otto Frank mantenía que la persona que debería ser castigada era el informante que les había delatado, no el oficial de policía responsable de cumplir las órdenes, y habló favorablemente de Silberbauer recordando que éste no se mostró cruel con ellos en ningún momento. Éste testimonio decantó la balanza de la justicia austríaca hacia el perdón oficial y Silberbauer fue liberado sin cargos y readmitido en la policía.

En 1963 un periodista le preguntó a Silberbauersi había leído el diario de Anne Frank. “Compré el diario la semana pasada, para ver si me mencionaba pero ví que no”. Cuando el entrevistador le dijo que millones de personas habían leído el libro de Anne y que él podía haber sido el primero Silberbaer respondió: “Es cierto, nunca pensé mucho en ello. Quizás lo debería haber cogido”. Silberbauer falleció en 1972.

Thomas Heppener, director de la Casa de Ana Frank de Alemania, mostró suy enfado ante las revelaciones de Koch sobre el pasado de algunos ex-miembros del BND. “Los antiguos nazis trabajaron donde quisieron después de la guerra. Llegaron a ministros, diplomáticos, a canciller incluso. Que los servicios secretos nacionales no mediten sobre su propio pasado es lamentable (…) Es indignante y una verguenza para nuestro país que el hombre que arrestó a Anne Frank y a su familia trabajara para el BND”.

El resultado de la investigación de Ferdinand Koch se publicará próximamente en la obra “Double Agents Unmasked”

Fuentes: ElPais, JTA, Haaretz
Fotografía: Archiv Republike Slovenije

Check Also

El lamento de Imber Village

Amber Village, en Salisbury Plain (UK), guarda un oscuro secreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *