AutoRetro2018

Un olor a neumático, aceite de motor, cuero y hasta pólvora flotaba en el ambiente de los pabellones 1 y 2 de la feria AutoRetro Barcelona 2018. Bajo los duros focos de la feria vehículos y motocicletas militares de la Segunda Guerra Mundial descansaban  en un espacio solo para ellos o camuflados entre otros vehículos tras haber recorrido Normandía, el frente oriental y hasta Berlín. Sus cuadros habían soportado lo mejor y lo peor de los Hombres y ahora, no como vestigios del pasado sino como testigos de la Historia, posaban con orgullo para los visitantes de la feria.

Jimmy, un camión GMC-352 de la Segunda Guerra Mundial, compartía un ucrónico campamento con varios Jeeps Willys procedentes de otras guerras. Miró de reojo cómo una ametralladora Browning M1919 montada a escasos metros de sus ruedas era fotografiada y sobada por humanos de todas las edades y dejó escapar por su radiador un suspiro al recordar su larga vida. Tras el desembarco aliado de Normandía había languidecido en un descampado francés hasta que Juli Balagué lo rescató del olvido. Juli le dio un nuevo motor, frenos y una nueva petaca y lo devolvió a la carretera.  La potencia de su motor de gasolina y seis cilindros en línea, que entregaba 103 caballos de fuerza a tres ejes lo convertían en un todoterreno 6×6. Las delanteras se podían hacer dobles para una mejor tracción dependiendo del terreno pero ahora las complementarias descansaban tras la cabina. Durante la guerra Jimmy había transportado piezas de artillería, puede que por la famosa Red Ball Highway que atravesaba Francia para permitir el abastecimiento del ejército aliado, y ahora disfrutaba de un merecido descanso en manos de un amante de la Historia que lo había convertido en un museo rodante. Juli solía llevarlo a reuniones de veteranos con los que intercambiaba batallitas pero echaba de menos la acción real.

Sieben Zündapp era una motocicleta sidecar que había visto mil batallas y salido indemne de todas ellas a pesar de estar en el bando de los perdedores. Había nacido en 1941 en Alemania pero su pintura aún estaba en buen estado, sus embellecedores y manetas eran originales, su sillón aún conservaba el tapizado original y aún tenía todos sus accesorios en su sitio. Cansada de tanta guerra, en AutoRetro 2018 Sieben buscaba un nuevo dueño que puliera sus cromados, la tratara con cariño y la sacara a pasear. Alguien había colocado un casco nazi en su sidecar pero ella no se sentía superior ni odiaba a nadie. Todo lo contrario, tenía un gran corazón de 750 cc. En su dilatada vida había pasado por las manos de razas y credos muy diferentes y los había querido a todos. Algunos la habían tratado mejor que otros pero no se arrepentía de haberlos conocido. Ahora a sus 77 años su suspensión hidráulica aún estaba en buen estado por lo que quería seguir viajando, no por campos de batalla o ciudades derruidas sino por caminos asentados en la paz.

Ambos vehículos habían estado en ciudades enfrentadas pero AutoRetro 2018 los había reunido en un mismo espacio junto con otros veteranos “civiles”. Todos ellos habían logrado sobrevivir hasta llegar a un mundo nuevo lleno de siglas y pantallas digitales. Sonreían cuando fueron fotografiados por WW2Freak para su gran galería fotográfica en HD sabiendo que de una forma u otra habían hecho Historia.

La 35 AutoRetro se celebró en la Fira de Barcelona en Montjuïc entre los días 18 y 21 de octubre de 2018.

Check Also

La Festa al Cel 2010 II

Éste fin de semana Barcelona ha podido ver y oír un desfile de auténticas obras …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *